La Danza de las Abejas



Entre las abejas existe un sorprende sistema de comunicación simbólica. En estudio sobre las abejas que comenzaron a principios del siglo XX, el zoólogo austriaco Karl von Frisch determinó muchos detalles sobre su medio de comunicación. En un artículo clásico publicado en 1923, von Frish describe como una vez que la abeja descubre en el campo una fuente de alimentos, por ejemplo florescencias, llena su buche con néctar y retorna hasta la colmena donde realiza una vigorosa danza destinada a que sus congéneres sepan la situación de la fuente alimenticia descubierta. Si el néctar descubierto se encuentra a menos de noventa metros de la colmena la abeja realiza una danza circular, primero moviéndose 2 cm. o más, y luego a continuación en círculos en dirección opuesta. Numerosas abejas de la colmena siguen a la abeja danzante en sus movimientos, imitando sus movimientos. Durante esta ceremonia las demás obreras huelen la fragancia de las flores cuyo néctar ha sido recolectado por la abeja danzarina. Una vez que las abejas pecoreadoras han entendido que el alimento no está demasiado lejos y cuál es el aroma que desprenden las flores que tienen que encontrar, abandonan la colmena y vuelan alrededor en círculos cada vez más amplios hasta que encuentran la fuente alimenticia.

Si la fuente de néctar o polen está más lejos, la descubridora realiza una danza más elaborada que se caracteriza por movimientos intermitentes en el diámetro de un círculo mientras menea vigorosamente su abdomen. Cada movimiento de la danza tiene importancia. El número de veces que la abeja gira durante un periodo de tiempo informa a las demás de la lejanía a la que se halla el alimento. El movimiento que realiza sobre el diámetro forma una línea que indica la dirección en la que se encuentra el alimento. Si la línea la línea de baile (el diámetro del círculo) está dirigida hacia arriba indica que la fuente de alimento se encuentra volando hacia el sol. En el caso que la línea se dirija hacia abajo significa que la abeja debe volar con el sol permanentemente a su espalda. En el caso que la línea formara un ángulo con la vertical, las abejas deberían seguir un curso a la derecha o a la izquierda de la dirección del sol, según la línea de baile esté desviada a la izquierda o la derecha y siguiendo el mismo ángulo que marca la línea con la vertical.

Las abejas que se encuentran bajo observación en una colmena de cristal muestran las instrucciones de vuelo tan claramente que es posible que los observadores atentos entiendan las rutinas que están dando las pecoreadoras para indicar donde se encuentra la fuente de alimentación que han encontrado. Algunos aspectos de esta danza se desconocen todavía, así no se sabe a ciencia cierta cómo se percatan las abejas de las indicaciones trasmitidas por los movimientos de la danza en la total oscuridad que existe en el interior de las colmenas.

La danza es un idioma importante en la estrategia de supervivencia y que ha permitido a la abeja su éxito como especie.

En: htpp://www.apiten.com

About the author

Admin
Donec non enim in turpis pulvinar facilisis. Ut felis. Praesent dapibus, neque id cursus faucibus. Aenean fermentum, eget tincidunt.

0 comentarios:

Copyright © 2013 Mieles Alvearium C.A and Blogger Themes.