Colmenas de Observación



La perfecta comprensión de todos los hechos que tienen lugar en una colonia ayudan a entender y valorar las actitudes de las abejas y nos permiten actuar tan pronto detectamos una anormalidad que se nos pone de manifiesto por la variación observada en relación con la normalidad conocida.

En una colmena normal del colmenar es poco probable tener ocasión de observar fenómenos que si bien ocurren de continuo la sola remoción de los panales altera su ritmo.

Nada mejor que disponer de una pequeña colonia alojada entre paredes de cristal. Ello permitirá ver la formación de alvéolos reales, nacimiento y comienzo de la puesta, forma de realizar los panales y su operculado y un sinfín de hechos cuyo desarrollo normal significa el progreso de la colonia.

El mejor momento para poblar es aquel en que las temperaturas que alcanza el ambiente son elevadas, de ese modo a las abejas les resultará fácil incubar la cría. Si esto no fuera así se reúnen en una parte del panal abandonado el resto lo que ocasionaría su muerte.

La colonia puede establecerse sobre un solo panal lo que facilita la visión de lo que ocurre, esta disposición no conviene a lo que es el nido en condiciones normales, que siempre tiende a ser esférico, por esta razón y aunque es algo mas engorroso podemos colocar dos cuadros con abundante abeja para de este modo aproximarse mas a lo que ocurre en las otras colonias. En esta disposición los panales quedan como es lógico uno al lado del otro, pero podemos hacer que estén uno sobre el otro y aunque la disposición no es la más conveniente si permite buenas observaciones.

Es imprescindible que la colonia que da estos panales este lo suficiente alejada para evitar que parte de la abeja regrese, cosa que sucede sobretodo cuando la reina no está con ellas por nuestro interés. De forma provisional podríamos alejar la colonia unos dos km. del colmenar y cuando se hallen ya organizadas cosa que sucede en un plazo máximo de treinta días, las traemos de nuevo al colmenar y le damos su reina enjaulada a otro núcleo para así iniciar nuestras observaciones. Si podemos las instalamos dentro de un cobertizo con una salida por un tubo, de este modo podemos cómodamente hacer estudios durante el invierno o en épocas de mal tiempo. El tubo de salida es conveniente colocarlo en la parte superior por la tendencia que ellas tienen a subir a la parte alta de la colmena, y es imprescindible durante un par de días tapar con papeles los cristales para evitarles la fatiga de recorrerlos buscando la salida, cuando se habitúen a ella los retiramos y todo será normal en lo sucesivo, si solo tenemos intención de trabajar durante la primavera, esta colmena la podemos colocar en cualquier otro sitio del colmenar.

Pero no solo nos permitirá ver todo lo relativo a la reina, si el espacio se lo permite, y les hemos puesto un panal superior a modo de alza, se agruparan en él e iniciaran los trabajos de acondicionamiento, bien sea para ser usado en la puesta o de almacén y si hay algo de espacio pronto iniciarán la construcción de pequeños panales laterales y anclajes tal y como lo hacen de forma natural.

La colmena de observación nos permite ampliar los conocimientos de la fisiología de las abejas que será de gran utilidad a la hora de valorar los comportamientos de otras colonias que tenemos en producción en el colmenar.

En: http://todosobreabejas.blogspot.com

About the author

Admin
Donec non enim in turpis pulvinar facilisis. Ut felis. Praesent dapibus, neque id cursus faucibus. Aenean fermentum, eget tincidunt.

0 comentarios:

Copyright © 2013 Mieles Alvearium C.A and Blogger Themes.