LA SOCIEDAD PERFECTA



La sociedad de las abejas está perfectamente organizada. Aprovecha la habilidad de cada una de ellas para seleccionar las mejores flores, de donde recogen néctares, mismos que mezclan con sus secreciones y depositan gota a gota en celdillas hexagonales de cera –panales- construidas por ellas mismas, para transformar los néctares y secreciones en miel.

Cada abeja tiene una función: Hay obreras, una reina y zánganos (machos). Las obreras recién nacidas se encargan de alimentar a las larvas, ventilan la colmena con la agitación de sus alas, cuando ya pueden volar traen agua y, más tarde, néctar y polen. Los zánganos fecundan a la reina, que es la única que puede poner huevos. Ella está a cargo de la reproducción y de toda la colmena.

Desde la antigüedad, el hombre ha estudiado la organización de las abejas. Desarrolló una manera de aprovecharlas, guardando reservas para ellas y extrayendo la miel excedente sin destruir su hogar. A esta técnica se le llama apicultura. Los apicultores generan beneficios importantes si respetan el proceso de las abejas. Ellas trabajan generosamente, con esmero, limpieza y con un objetivo común: la producción de miel, un alimento perfecto que da fuerza a millones de seres y mejora la vida en el planeta. Las abejas polinizan y fortalecen la biodiversidad. Gracias a ellas se reproducen millones de especies.

Las mieles son diferentes unas de otras, según el tipo de néctar y la flor de origen. Por eso tienen diferentes sabores, olores, colores y consistencia. México tiene una extensa variedad de flores melíferas silvestres de las que se obtienen distintas mieles, algunas cremosas, otras líquidas, de blanco al ámbar oscuro. La caracterización de las mieles puede ser muy compleja si además tomamos en cuenta la cultura, sitio de procedencia, manejo y la forma particular de producción. No es lo mismo producir al lado de una autopista o de una agroindustria que en medio de una selva.

Para agregar valor al producto, se han intentado diferentes caminos: el envasado de la miel, certificación orgánica, mercado justo, entre otros. La vía más eficaz para comercializar la miel es la organización y su cliente idóneo es el mercado justo europeo. También se puede agregar valor produciendo miel orgánica y diferenciándola por la floración de origen. Estas alternativas están al alcance de los productores.

Miel orgánica se obtiene mediante técnicas que garantizan la inocuidad (pureza) y es producida en zonas donde el impacto ambiental es mínimo: Las abejas beben agua de manantiales y arroyos limpios. Se alimentan de flores silvestres o de cultivos orgánicos, certificados, fuera de áreas urbanas, agricultura convencional o zonas ganaderas cuyos agroquímicos o medicamentos pudieran contaminar la miel. Los tratamientos aplicados para el control de enfermedades son naturales; las colmenas se alimentan con miel y no con preparados sintéticos, azúcar o cualquier otro tipo de alimento no natural que puede dañar la salud de las abejas o contaminar la miel.

La miel es orgánica por naturaleza, pero se contamina fácilmente por un mal manejo o por la presencia de agroquímicos. Proviene de la abeja del genero Apis, específicamente la Apis mellifera. La norma europea considera la miel de melipona como otro producto. Sin embargo se trata de miel de abejas autóctonas. Su composición es alta en contenido y diversidad de polen, y se le atribuyen propiedades medicinales.

Fuente: “Mieles diferenciadas de la Península de Yucatán y su mercado” de Luís Enrique de Jesús Castañón Chavarría (CBMM, 2009)



About the author

Admin
Donec non enim in turpis pulvinar facilisis. Ut felis. Praesent dapibus, neque id cursus faucibus. Aenean fermentum, eget tincidunt.

2 comentarios:

  1. Me gusta mucho vuestro blog pero, una recomendación: ¿no podríaís poner el archivo en la columna lateral? Hay que desplazarse muy abajo para acceder a él. Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por la sugrencia, pero es que no se porque toda la información se ha rodado. Estaremos pronto viendo soluciones

    ResponderEliminar

Copyright © 2013 Mieles Alvearium C.A and Blogger Themes.