¿Cómo es el color Miel?



El color es una percepción humana de la luz reflejada por un objeto. Rojo, verde, azul son colores fácilmente identificables para la mayoría, pero cuando nos mencionan el color miel… ¿es lo mismo este color “miel” para un pintor, un arquitecto,un apicultor, un vendedor de muebles o un diseñador de ropa? ¿A qué llamamos color miel?

Hemos preguntado a diferentes profesionales que trabajan habitualmente con colores y éste ha sido el resultado.

•Tipos de escalas para identificar colores.
Algunos pintores, arquitectos utilizan un stándard europeo llamado RAL (Reichausschuss für Lieferbedingungen) , formado por 210 tonos. Define cada “tono” con un código de 4 números. Se empezó a utilizar en Alemania en 1927. Uno de esos tonos, el 1005, es conocido como Amarillo miel.

La carta de colores NCS (Natural color System) es también utilizado en la pintura industrial, creado por el instituto escandinavo del color. Los colores visibles provienen de la mezcla rojo, verde, amarillo, azul, blanco y negro.

Los diseñadores de moda, de interiores se decantan por la escala Pantone, cuyo origen está en Estados Unidos.

A pesar de tanta escala, luego cada uno suele ir por libre, e introducir el color roble amarillo miel para un mueble, para temas de peluquería las mechas color miel, en cosmética barras de labios color miel….

¿ Y para los apicultores, cómo definen el color de la miel?

Pues diferente, para no ser menos que los otros sectores. Se utiliza una escala llamada Pfund o se expresa directamente en mm. Además el color de la miel depende de muchas variables, como pueden ser el origen floral y de su néctar, temperatura de procesado y tiempo de almacenamiento. Blanco, ámbar extra claro, ámbar claro, ámbar y ámbar oscuro (el tarro de miel de la derecha), son los más colores de miel más frecuentes.

Resulta curioso catalogar los colores de la miel tomando como base el ámbar, pero de momento, así funciona. Esperamos haber aclarado un poquito la pregunta inicial

En: www.mieladictos.wordpress.com

0 comentarios:

¿Temen los elefantes a las abejas?



La respuesta es que sí, y lo han demostrado varios estudios realizados con el elefante africano, Loxodonta africana.

A pesar de que el espesor de su piel le permite no ser atravesado por el aguijón de la abeja, en algunas zonas de su cuerpo el grosor no es suficiente para evitar sentir el picotazo, como ocurre en la parte posterior de las orejas, algunas áreas de la trompa, entorno a sus ojos y en la panza.

Cuando las abejas pican a los elefantes estos se vuelven locos. Los elefantes exhiben comportamientos que parecen funcionar como medio de defensa contra las abejas (agitación de la cabeza, sacudidas y la huída del lugar). Según ha narrado la tribu de los masai, si un elefante se topa con un enjambre enfurecido o molesta a una colmena, el elefante puede ser perseguido y atacado por las abejas hasta una distancia que varía entre los tres a cinco kilómetros. No consta muerte de elefantes por picaduras de abejas.

La buena memoria de los elefantes, hasta de años, y el ser altamente sociales, hace que la “mala” experiencia con las abejas sea difundida en el grupo, y que incluso los elefantes jóvenes sin contactos anteriores con las abejas sean avisados y prevenidos por sus madres.

¿Por qué atacan las abejas a los elefantes?

El principal motivo es que comparten las fuentes de alimento. Un árbol bastante común en la zona donde viven los elefantes y del cuál se alimentan es el árbol Acacia xanthopholea, en el cuál también pueden encontrarse las colmenas de abejas (Apis melliferas sculleta) , ya que el néctar y polen de sus flores son de sus preferidos. La colmena, al verse amenazada y bamboleada por el elefante que come las hojas de árbol, se defiende y se lanza al ataque.

Y el ser humano, conociendo lo anteriormente explicado, utiliza este hecho para proteger sus huertos y plantaciones de tomates, maíz o patatas, para que no sufran los daños causados por los elefantes.

El hombre ha reducido el territorio ocupado por los elefantes, incluyendo sus zonas de paso, lo cuál ha provocado conflictos con el humano en esas áreas. La respuesta del hombre frente al elefante ha sido su envenenamiento, disparos, ataque con lanzas…

Los proyectos de investigación, en los cuáles han participado el Departamento de Zoología de la Universidad de Oxford, la ONG Save the elephants, Kenya Wildlife Service, e incluso personal especializado de Walt Disney, han consistido en idear formas de proteger a los elefantes de los ataques humanos y al mismo tiempo evitar que huertos y plantaciones sean dañados por los elefantes. Tanto la fundación Disney Worldwide Conservation Fund y el gobierno Británico han aportado fondos para estas investigaciones.

Y ha sido una buena idea, donde todos ganan. Vistos los resultados obtenidos, la idea de rodear el huerto o plantación con colmenas de madera (troncos) suspendidas en el aire, ha sido todo un éxito.Las colmenas se unen por cables, así al mover una se mueven las demás. Se pueden alternar colmenas vacías y llenas, para no saturar con abejas un entorno que en épocas de pocas lluvias puede ser agobiante.

Para el estudio se han identificado, junto con granjeros locales, las rutas de paso de elefantes. 17 granjas con barreras de colmenas cada 10 metros y otras sólo con arbustos de espinas entorno a la plantación. También se tuvo en cuenta para comprobar la eficacia del estudio las épocas de lluvias y las fechas de crecimiento de las cosechas.

Los ataques de los elefantes ocurren normalmente por las noches. La ventaja de las colmenas es que las abejas siguen emitiendo zumbidos por la noche, manteniendo en la mayoría de los casos al elefante a raya. Antes del escuchar el zumbido de las abejas, los elefantes son capaces de oler a la colmena, y decidir si se acercan o no.

Aunque las barreras eléctricas también se muestras eficaces contra los elefantes , tienen un coste y mantenimiento a veces no fácilmente asumibles por la población.Otras herramientas son tambores, perros, luces, pero nada como las colmenas.

Y en el caso de nuestras vacas, no son tan “listas” como los elefantes. Al parecer les puede más la curiosidad que el miedo a las picaduras. Las más atrevidas suelen acercarse a las colmenas para ver qué pasa, a veces derribando la colmena y huyendo a toda prisa para evitar ser picadas.

En: mieladictos.wordpress.com

0 comentarios:

La belleza de la Polinización

0 comentarios:

CATA DE MIELES: Acercar la miel a los jóvenes y aumentar su consumo, retos del sector apícola



Así lo ha indicado a Efeagro la directora técnica de la Organización Interprofesional de la Miel y los Productos Apícolas (Intermiel), Rebeca Vázquez, quien ha participadoen la Escuela de Hostelería de Madrid (Casa de Campo) en una cata de mieles para divulgar las cualidades del alimento y en la presentación de un estudio de mercado.

Según revela este informe, denominado "Conocimiento de la miel española: el nivel de aceptación y las preferencias del consumidor", más de la mitad de la población la consume, pero de forma poco habitual, apenas una o dos veces al mes.

El 90 % de los ciudadanos lo hace en el hogar y, el 50 %, a lo largo de las cuatro estaciones del año.

Detalla que los niños que la han consumido mantienen el hábito cuando llegan a la edad adulta, pero quien no lo hizo a edades tempranas asegura que "no le gusta" y, por tanto, no la adquiere.

Miel milflores

Los españoles prefieren la miel líquida tipo milflores en envase de 250 gramos -especialmente- o de medio kilo, que compran en supermercados, aunque en este capítulo hay diferencias generacionales, según ha apuntado Vázquez.

Así, los jóvenes se decantan por miel líquida y "envases que no manchen" que adquieren en supermercados, mientras que los mayores de 35 ó 40 años las prefieren "más densas y con mayor grado de cristalización" en el tarro de cristal "de toda la vida".

Estos últimos valoran la compra de mieles "en el pueblo", directamente al productor.El consumo de este alimento está ligado al desayuno, aunque los españoles cada vez están más abiertos a recibir información y consejos sobre otras aplicaciones culinarias y acceder a recetas.

Los españoles ven a la miel como un producto "natural", sin aditivos y con propiedades saludables si bien hay "muchísimo desconocimiento" aún entre la población sobre los procesos de recogida y producción y sobre las aportaciones que las abejas hacen a la biodiversidad.

Dibujos animados

Como datos curiosos, el estudio de Intermiel detalla que cuando se pregunta en una encuesta sobre qué personaje famoso identificaría con miel, nombran especialmente a la "Abeja Maya" o "Winnie the Pooh", aunque también relacionan al producto con el mundo del deporte, de la salud y de cocineros "innovadores".

Respecto a "la cata guiada de miel" celebrada hoy y dirigida por el experto Antonio Gómez Pajuelo, han participado tres grupos, uno de consumidores, uno de profesionales de la información y otro de representantes de la hostelería y la restauración y de asociaciones de consumidores.

Han catado cinco mieles distintas -azahar, romero, bosque, eucalipto y milflores- para percibir las características sensoriales y organolépticas, incidiendo en los matices de sabores, según ha resaltado la directora técnica de la Interprofesional.

Según los datos del Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino (MARM) -mayo de 2011- el número de explotaciones apícolas se situó en 24.251 en España.Por Comunidades Autónomas, destacan Castilla y León, con 4.130 explotaciones, seguida de Galicia, con 3.451; Andalucía, con 3.328; Comunidad Valenciana, con 1.723; País Vasco, con 1.579; Castilla-La Mancha, con 1.657 y Aragón, con 1.376.

En: www.efeagro.com

0 comentarios:

Garbanzos Tostados con Miel y Canela


Estos garbanzos tostados con miel y canela son fáciles de hacer y con ingredientes mínimos. Asar los garbanzos los convierte, de un grano suave, a una maravilla crujiente. Se ha añadido la miel y la canela para darles un ligero dulzor y sabor adictivo.

Ingedientes:
Lata de 15 onzas de garbanzos ó 2 tazas de garbanzos cocidos
1 cucharadita de canela en polvo
1 cucharada de azúcar granulada
2 cucharaditas de aceite vegetal
1 cucharada de miel

Preparación:

Precalentar el horno a 375 grados F (190 grados F).

Escurra y enjuague los garbanzos, deje correr agua fría durante unos minutos para limpiar el almidón. Si lo desea, puede quitar la piel de los granos.Secar los granos.

En un tazón pequeño, mezcle el aceite, la canela y el azúcar. Agregue los garbanzos y revuelva hasta que estén bien cubiertos. Vierta los granos en una bandeja para hornear grande y lleve al horno durante 35-40 minutos, o hasta que los frijoles estén crujientes y no suaves en el centro.

Ponga los frijoles calientes, ya tostadas en un recipiente pequeño y cubra bien con la miel. Luego lleve de vuelta a una bandeja para hornear y deje que sequen.

Conservar en un recipiente hermético a temperatura ambiente.

En: www.thepastryaffair.com cortesía de Nelson Suarez (Pochove)

1 comentarios:

Nuevo TRAJE DE APICULTOR que evita que mueran las abejas



Cuando empecé a trabajar con africanizadas, en ocasión de mudarme con mis colmenas a la Provincia de Formosa aquí en Argentina en el año 2004, porque ya avisoraba lo que le sucedería a la pampa húmeda con la implantación de monocultivos, y el uso intensivo de poderosísimos agroquímicos, tuve que aprender todo de nuevo, y replantearme todo lo que sabía.

Lo primero que advertí fue la diferencia abismal en el manejo que debería adoptar, si quería adaptarme a las características de una abeja que es muy defensiva (que no es lo mismo que agresiva) y que lo hace de una manera que nunca había experimentado y tambièn advertí, el inmenso daño que ocasiona cada visita del apicultor, los trajes quedan minados, cubiertos de aguijones, de una forma que no es posible imaginar si no se ve.

Me sobreponía del dolor de las inevitables picaduras (la única forma de que no piquen algunas es ponerse mucha ropa por debajo del traje, pero con las altísimas temperaturas de Formosa es algo insoportable) meditando en el daño involuntario que estaba causando, y percatándome que si no le encontraba solución, mi futuro como apicultor era negro.

Porque advertía que, en cada apertura de colmena, o simple visita al apiario si se llegan a enojar por ello, las poblaciones de nuestras colmenas, se veían mermadas de un modo que no es posible permitir en una explotación comercial; los daños ocasionados a la población por las abejas muertas por aguijonear, eran inadmisibles.

Esa es una de las causas por las que optamos por cosechar de noche y con luz roja invisible a los insectos, con lo que conseguimos bajar sensiblemente la cantidad de abejas defendiéndose y trabajar con temperaturas sensiblemente inferiores a las de pleno día.

Creí que los apicultores locales tomaban especial cuidado en evitar esto, pero no es así, como siempre, los implementos, incluidos los trajes de apicultor, están diseñados pensando en la conveniencia, la comodidad del apicultor, pero no en el de las abejas, como este caso particular demandaba.

Como no conseguí en oferta ningún tipo de traje de apicultor que se adaptara a la exigencia de salvaguardar la vida de las abejas, debí ponerme a meditar y diseñar uno propio.

Puesto en esa tarea, recordé la manera en que están fabricados los trajes que el comercio ofrece y en que algunos de ellos tienen ventilación para ofrecer comodidad al usuario, y que esa ventilación se hace poniendo separación entre dos mallas, una externa que impide el paso de las abejas, a continuación el material de separación que por lo general es goma pluma agujereada, y una tela suave y liviana por dentro, y también de malla abierta, que es la que queda en contacto con el cuerpo del apicultor.

Al recapacitar me dí cuenta que en esa zona, la malla que cubre el área ventilada, no ofrece oportunidad para que los aguijones queden enganchados, con lo que sobre la malla exterior de la ventilación no hay aguijones prendidos, ni abejas muertas por ese motivo.

Entonces vi la solución, que TODO el traje sea ventilado, con lo que no solo se consigue solución a la muerte de infinidad de abejas y el consiguiente perjuicio para la colonia y su dueño, sino que, como un beneficio adicional no buscado (se pensó en el beneficio de las abejas y no en el de los apicultores) estos disfrutarán de un traje con una frescura y ventilación no soñadas hasta ahora, y luego de haberlo usado muchas veces, les puedo asegurar que también se terminaron los aguijonazos a través de la ropa.

El traje que les voy a mostrar tiene muchos defectos, el primero es que la tela exterior de malla abierta que ofreciera la suficiente fortaleza no la pude conseguir en color blanco, solo en un gris claro, la segunda es que la modista que me lo fabricó, que no tenía ni idea de apicultura, no tuvo la habilidad (yo estaba en Formosa en ese tiempo, y no pude conseguir, sino en Buenos Aires, las telas que se precisaban y la persona que lo fabricara) de hacerlo TODO ventilado, a pesar de mis precisas instrucciones, usando tela común en la zona de los hombros y en la careta, zona donde indefectiblemente las abejas quedan enganchadas por sus aguijones, debiendo pegar el tirón que las eventra y las mata lentamente.

Se puede observar la goma pluma con agujeros de ventilación que sirve de separación entre la tela de malla abierta exterior, y la suave de tela de malla abierta interior, este material podría ser reemplazado con algún otro que brindara separación y ventilación con ventajas, cada uno de los que lee, puede buscar cual puede ser, y comunicármelo si fuera tan amable para poner la información al alcance de todos.

A pesar de que originalmente este traje ha sido creado para adaptarse a las abejas africanizadas, considero que puede cumplir con todas las demás razas el mismo beneficio que logra con éstas.

Toda vida es sagrada, y evitar muerte de abejas es más que una obligación para los que nos preciamos de llamarnos apicultores.

Como un aporte en bien de las abejas, tratando, como con todo lo que hago, de sacarlas de la zona de desastre y desaparición en la que están inmersas, y de mis colegas apicultores de todo el orbe, pongo mi derecho de autor del diseño e idea bajo la licencia de Creative Commons por la que el que así lo desee, es libre de copiar la idea, y de comercializarla y modificarla siempre que respete las siguientes condiciones: Tiene que mencionar al autor de este artículo y manual como el creador del diseño del traje de apicultor que evita la muerte de las abejas. Si utiliza esta idea como recurso para crear otra, solo lo podrá hacer bajo una licencia idéntica a esta.

Oscar Perone
Buenos Aires
Argentina
00 54 911 32837346
oscarperone@gmail.com
sitio: http://www.oscarperone.com.ar
lista: http://www.egrupos.net/grupo/apiculturanatural
foro: http://apiculturanatural.foroactivo.net
skype: oscarperone

0 comentarios:

Las ocupadas abejas y los biocombustibles



El esfuerzo que acumula una gota de miel
Resulta fácil decir “ocupado como una abeja”. Pero ¿están las abejas ocupadas?

Considere que cada gota de miel representa unas 80 gotas de néctar. Cuando las abejas depositan el nectar conteniendo agua en las celdillas del panal, las abejas tienen que evaporar casi toda la humedad antes de que el producto resultante se convierta en miel.

Un enjambre poderoso puede almacenar en una colmena cerca de 90 kilos de miel. Lo que queda es solo el 20 por ciento del néctar que las abejas transportan gota a gota, desde el principio. Una sola cucharada de miel supone miles y miles de vuelos de abejas buscadoras.

La miel como analogía de los biocombustibles

Consideremos las similitudes entre la miel y la recolección de maíz y otros cultivos para producir biocombustibles.

Decenas de miles de abejas de una colmena buscan y recolectan el néctar a distancias de hasta 8 kilómetros para traerlo a la colmena. En el caso de los biocombustibles, tenemos que sembrar, cuidar y recolectar las cosechas y después, transportarlas decenas o cientos de kilómetros hasta la planta procesadora de biocombustibles más cercana. Todos los biocombustibles, sean de tercera, cuarta o décima generación tienen el mismo inconveniente de tener que recolectar cosechas de baja densidad energética en un áreas muy grande y llevarlas a la planta de procesamiento.

Pero el trabajo no acaba aquí. Así como el enjambre de abejas tiene que airear el néctar con sus alas para evaporar casi toda la humedad del néctar, de la misma manera hay que hervir los biocombustibles para destilar el alcohol del agua. Este proceso requiere enormes cantidades de energía y limita severamente el retorno energético de los biocombustibles originales. Sin duda, se están buscando alternativas, pero el etanol celulósico parece todavía un trabajo muy arduo, incluso comparado con el de perforar para obtener petróleo.

Perforar para extraer petróleo se parece más a introducir una pajita en una colmena y llevarse la miel en jarras. Significa que alguien más ha realizado el trabajo de cosechar y concentrar la energía por nosotros. De hecho, eso es exactamente lo que han hecho los procesos geológicos que llevaron a la formación de petróleo.

Cantidades enormes de algas quedaron depositadas en los fondos marinos y fueron enterrados a gran profundidad por capas de sedimentos que se fueron apilando sobre ellos. A medida que la temperatura ty la presión aumentaban, según iban quedando más profundos, terminaban por ser “cocinados”. En su nuevo estado líquido, las grandes presiones forzaron al petróleo hasta la superficie, por las fisuras de las rocas. Pero en otros lugares, quedó atrapado por las barreras impermeables superiores, que formaron los yacimientos de petróleo subterráneo, que quedaron a la espera de que fuésemos a recogerlos y a gastarlos.

Con el debido respeto a los ingenieros y a la industria dle sector, podemos comparar su trabajo con el de un apicultor. No es algo que cualquiera pueda hacer; tiene sus riesgos y a veces uno puede sufrir alguna picadura. Pero a fin de cuentas, es una gran recompensa, para la cantidad de trabajo que ha exigido. Los biocombustibles, por otra parte, suponen un trabajo mucho más arduo. Si se da bien el día, quizá se consiga un poco más de lo que se ha invertido.

Se calcula que medio kilo de miel supone la visita a dos millones de flores.
Por ello, la próxima vez que ponga una cucharada de miel en su tostada, piense en las decenas de miles de visitas que las abejas han tenido que hacer a centenares de miles de flores, sólo para dejarle algo que devorará en un par de bocados. Y la próxima vez que ponga un litro de gasolina en el depósito de su coche, piense sobre cuánto esfuerzo y energía se requiere para conseguir un litro de biocombustibles que ha crecido, se ha recolectado y se ha procesado de las cosechas

En: http://www.crisisenergetica.org

0 comentarios:

Estudio ayuda a descifrar misterio de las abejas



Una especie de Panamá, Melipona insularis y otra de Colombia, Melipona ambigua o Melikerria, ayudan a comprender la desaparición de abejas en tierra firme, confirmaron hoy científicos del Instituto Smithsonian de Investigaciones Tropicales (STRI, por sus siglas en inglés).

David Roubik, del STRI, y Joao Franco de Camargo, de la Universidad de Sao Paulo, en Brasil, destacaron en un informe divulgado en la capital panameña que las dos nuevas especies de abejas están estrechamente relacionadas.

La investigación reveló que las Melipona insularis y la Melipona ambigua descienden de un grupo de abejas sin aguijón originarias del Amazonas que se mudaron a Centroamérica y son los ancestros de las abejas de miel Maya.

"Nuestros estudios de las relaciones genéticas entre estas abejas nos dicen que se originaron en el Amazonas hace unos 22 millones de años y que se mudaron al norte de Centroamérica hace tres millones de años", acotó Roubik tras los hallazgos.

Los insectos habrían aprovechado el emergente istmo de Panamá, convertido en corredor biológico, para avanzar hacia Centroamérica. De hecho, muestras obtenidas por geólogos en los movimientos de tierra en la expansión del Canal de Panamá refuerzan ese argumento.

El estudio genético sobre las abejas confirmó el descubrimiento y la presencia de la Melipona insularis en la isla de Coiba, la mayor del Pacífico en Latinoamérica, pero su ausencia en la tierra firme panameña aún es un misterio por resolver.

Se espera que las investigaciones del STRI y la Universidad de Sao Paulo contribuyan a mejorar el enfoque sobre la actividad apícola en países de la región, afectados por el uso indebido de insecticidas y la introducción de cultivos transgénicos.

En: www.latercera.com

0 comentarios:

Copyright © 2013 Mieles Alvearium C.A and Blogger Themes.