Nuevo TRAJE DE APICULTOR que evita que mueran las abejas



Cuando empecé a trabajar con africanizadas, en ocasión de mudarme con mis colmenas a la Provincia de Formosa aquí en Argentina en el año 2004, porque ya avisoraba lo que le sucedería a la pampa húmeda con la implantación de monocultivos, y el uso intensivo de poderosísimos agroquímicos, tuve que aprender todo de nuevo, y replantearme todo lo que sabía.

Lo primero que advertí fue la diferencia abismal en el manejo que debería adoptar, si quería adaptarme a las características de una abeja que es muy defensiva (que no es lo mismo que agresiva) y que lo hace de una manera que nunca había experimentado y tambièn advertí, el inmenso daño que ocasiona cada visita del apicultor, los trajes quedan minados, cubiertos de aguijones, de una forma que no es posible imaginar si no se ve.

Me sobreponía del dolor de las inevitables picaduras (la única forma de que no piquen algunas es ponerse mucha ropa por debajo del traje, pero con las altísimas temperaturas de Formosa es algo insoportable) meditando en el daño involuntario que estaba causando, y percatándome que si no le encontraba solución, mi futuro como apicultor era negro.

Porque advertía que, en cada apertura de colmena, o simple visita al apiario si se llegan a enojar por ello, las poblaciones de nuestras colmenas, se veían mermadas de un modo que no es posible permitir en una explotación comercial; los daños ocasionados a la población por las abejas muertas por aguijonear, eran inadmisibles.

Esa es una de las causas por las que optamos por cosechar de noche y con luz roja invisible a los insectos, con lo que conseguimos bajar sensiblemente la cantidad de abejas defendiéndose y trabajar con temperaturas sensiblemente inferiores a las de pleno día.

Creí que los apicultores locales tomaban especial cuidado en evitar esto, pero no es así, como siempre, los implementos, incluidos los trajes de apicultor, están diseñados pensando en la conveniencia, la comodidad del apicultor, pero no en el de las abejas, como este caso particular demandaba.

Como no conseguí en oferta ningún tipo de traje de apicultor que se adaptara a la exigencia de salvaguardar la vida de las abejas, debí ponerme a meditar y diseñar uno propio.

Puesto en esa tarea, recordé la manera en que están fabricados los trajes que el comercio ofrece y en que algunos de ellos tienen ventilación para ofrecer comodidad al usuario, y que esa ventilación se hace poniendo separación entre dos mallas, una externa que impide el paso de las abejas, a continuación el material de separación que por lo general es goma pluma agujereada, y una tela suave y liviana por dentro, y también de malla abierta, que es la que queda en contacto con el cuerpo del apicultor.

Al recapacitar me dí cuenta que en esa zona, la malla que cubre el área ventilada, no ofrece oportunidad para que los aguijones queden enganchados, con lo que sobre la malla exterior de la ventilación no hay aguijones prendidos, ni abejas muertas por ese motivo.

Entonces vi la solución, que TODO el traje sea ventilado, con lo que no solo se consigue solución a la muerte de infinidad de abejas y el consiguiente perjuicio para la colonia y su dueño, sino que, como un beneficio adicional no buscado (se pensó en el beneficio de las abejas y no en el de los apicultores) estos disfrutarán de un traje con una frescura y ventilación no soñadas hasta ahora, y luego de haberlo usado muchas veces, les puedo asegurar que también se terminaron los aguijonazos a través de la ropa.

El traje que les voy a mostrar tiene muchos defectos, el primero es que la tela exterior de malla abierta que ofreciera la suficiente fortaleza no la pude conseguir en color blanco, solo en un gris claro, la segunda es que la modista que me lo fabricó, que no tenía ni idea de apicultura, no tuvo la habilidad (yo estaba en Formosa en ese tiempo, y no pude conseguir, sino en Buenos Aires, las telas que se precisaban y la persona que lo fabricara) de hacerlo TODO ventilado, a pesar de mis precisas instrucciones, usando tela común en la zona de los hombros y en la careta, zona donde indefectiblemente las abejas quedan enganchadas por sus aguijones, debiendo pegar el tirón que las eventra y las mata lentamente.

Se puede observar la goma pluma con agujeros de ventilación que sirve de separación entre la tela de malla abierta exterior, y la suave de tela de malla abierta interior, este material podría ser reemplazado con algún otro que brindara separación y ventilación con ventajas, cada uno de los que lee, puede buscar cual puede ser, y comunicármelo si fuera tan amable para poner la información al alcance de todos.

A pesar de que originalmente este traje ha sido creado para adaptarse a las abejas africanizadas, considero que puede cumplir con todas las demás razas el mismo beneficio que logra con éstas.

Toda vida es sagrada, y evitar muerte de abejas es más que una obligación para los que nos preciamos de llamarnos apicultores.

Como un aporte en bien de las abejas, tratando, como con todo lo que hago, de sacarlas de la zona de desastre y desaparición en la que están inmersas, y de mis colegas apicultores de todo el orbe, pongo mi derecho de autor del diseño e idea bajo la licencia de Creative Commons por la que el que así lo desee, es libre de copiar la idea, y de comercializarla y modificarla siempre que respete las siguientes condiciones: Tiene que mencionar al autor de este artículo y manual como el creador del diseño del traje de apicultor que evita la muerte de las abejas. Si utiliza esta idea como recurso para crear otra, solo lo podrá hacer bajo una licencia idéntica a esta.

Oscar Perone
Buenos Aires
Argentina
00 54 911 32837346
oscarperone@gmail.com
sitio: http://www.oscarperone.com.ar
lista: http://www.egrupos.net/grupo/apiculturanatural
foro: http://apiculturanatural.foroactivo.net
skype: oscarperone

About the author

Admin
Donec non enim in turpis pulvinar facilisis. Ut felis. Praesent dapibus, neque id cursus faucibus. Aenean fermentum, eget tincidunt.

0 comentarios:

Copyright © 2013 Mieles Alvearium C.A and Blogger Themes.