Las 10 reglas de oro de un Apicultor

No hay vidas pequeñas: cuando la miramos de cerca, toda vida es grande (M. Maeterlinck) Apoyándonos en algunos refranes apícolas que condensan,clarifican y resumen por sí mismos muchas enseñanzas sobre las abejas, queremos destacar algunas reglas o principios, a modo de pequeños consejos y orientaciones,que señalen el camino a seguir en las tareas con nuestras amigas las abejas. Se trata de diez reglas que pueden ser muy útiles, especialmente, para los apicultores aficionados. 1.- Familiarízate con las abejas y trátalas siempre con cariño, estudia sus reacciones y no quebrantes nunca sus tendencias naturales. La apicultura supone estudio, dotes de observación y mucho amor a la naturaleza; exige mucha práctica, por lo que el contacto con las colmenas y las enseñanzas de un buen apicultor son el medio más eficaz para tener éxito con las abejas. Varios dichos populares pone de relieve lo que antecede:“Todo apicultor debe tener a las abejas en su mano, en s ucorazón y en su cabeza”. En la mano para manejarlas, en el corazón para amarlas, y en la cabeza para entenderlas.- Cuida tus abejas sin torcer sus costumbres y verás tus colmenas en las cumbres.- Si tu vejez quieres disfrutar, atiende un colmenar.Quien sin saber de abejas se mete colmenero, gasta tiempo y paciencia, y pierde su dinero.- Del quehacer de las abejas sacarás buenas consejas.- Sólo pica la abeja a quien torpe la maneja- No pica la abeja a quien en su paz la deja.- Cosa es indiscreta, meterse en un colmenar sin careta 2.- Analiza y observa las condiciones climáticas y el tipo de plantas de la zona donde pretendes emplazar tu colmenar. Cada zona tiene un clima concreto que viene determinado por las variaciones de temperatura, humedad, vientos, etc., y que genera unos recursos peculiares de néctar y polen. Elconocimiento de esos factores te ayudará a tomar decisiones acertadas. La intervención del apicultor en el momento adecuado y las buenas condiciones medio ambientales constituyen la clave del rendimiento apícola. - Colmenar sin experiencia y cordura, poco dura.- 3.- Elige correctamente el emplazamiento de tus colmenas. Este debe ser seco y soleado, orientado al mediodía y protegido de fuertes vientos. Para evitar la humedad conviene que las colmenas estén separadas del suelo mediante soportes de ladrillo, bloques de cemento, etc. Así se reduce el consumo de provisiones y se evita la aparición de enfermedades. Abeja y oveja, a sombra de teja.- Antes de sacar tu capa, muy bien la colmena tapa.- Cuida bien tus colmenas y te enriquecerán la alacena 4.- Visita el colmenar con frecuencia y “a tiempo”, no“cuando tengas tiempo” De todas formas, descarta los días nublados, lluviosos,fríos o de intensos vientos. Acude, especialmente, en caso decambios climáticos adversos y al observar en los colmenares próximos el menor síntoma de epidemia. Procede siempre con tranquilidad, ahumando levemente por la piquera antes de empezar. Nada de golpes ni movimientos bruscos. Las mejores horas para actuar son de 9 de la mañana a 12 y de 2 a 5de la tarde porque es cuando las abejas recolectoras de néctar están en el campo. No olvides nunca que las abejas son animales muy agradecidos: una ayuda en el momento preciso y, si acompaña la meteorología, tu intervención será ampliamente recompensada. El que se limita a recoger los enjambres en primavera y apoderarse de la miel en otoño ni es apicultor ni obtendrá nunca miel.- Castra tardío, enjambra temprano, harás colmenar lozano.- Boca que come miel no escupe hiel.- Si a la abeja ves beber muy pronto verás llover.- Quien al trabajo no vuela como la abeja, al final hambre pasa y va de cabeza. 5.- Haz todo lo posible para que tus colmenas estén siempre bien pobladas Para ello, si es preciso, reúne varias colmenas débiles pues es mejor tener pocas colmenas “fuertes” que muchas“débiles”. En cualquier caso, distribúyelas racionalmente, en función de las floraciones y abundancia de néctar de la zona. Muchas abejas, mucha miel; mucha miel, muchas abejas.- Las abejas a más miel, menos hiel.- Hace más un buey que cien golondrinos 6.- Procura que todas las colonias tengan reina joven(menos de tres años), de calidad (mansa, resistente a enfermedades, poco agresiva, con débil instinto de enjambrazón, etc.) Como ya indicamos al principio, cuando la reina es joven tiene el abdomen fino y corto, por lo que se mueve con gran agilidad. Al envejecer, sus alas se desgastan y su cuerpo pierde el pelo. La calidad de la reina se refleja en la cantidad de cría (en primavera tiene que haber cinco o seis panales cubiertos de cría de todas las edades) y en la disposición de la misma (que sea compacta y no diseminada). Si no es así, la reina es vieja o está enferma y hay que sustituirla cuanto antes. La reina tiene que ser joven y de calidad No hay colmena mala si hay una buena reina.- La reina que joven es, muchos súbditos puede tener.- Reina joven, gran cosecha 7.- Controla la enjambrazón natural. Si lo que pretendes es obtener buenas cosechas de miel,tienes que impedir la enjambrazón. Para ello, debes tomar alguna de las siguientes decisiones: formar pronto un enjambre artificial, dejar buena ventilación retirando la piquera, incorporar alzas para dar más espacio a la colonia, destruir las celdas reales, etc. En los colmenares tradicionales de hornillos estas operaciones son difíciles de realizar, por lo que suelen enjambrar mucho. No se puede comer tortilla y echar a pollos.- Si quieres sacar colmenas, sácalas por las candelas; si quieres sacar miel, sácala por San Miguel.- El día de San José, mi colmena cataré.- Año de enjambres, año de hambres.- 8.- Consigue que las colmenas tengan el mayor número de abejas en la época de máxima floración (gran mielada): A tal efecto puedes estimular la puesta de la reina a partir de febrero, suministrando a las colmenas un alimento suplementario tipo agua miel o “candi”. Para evitar el “pillaje”, hazlo al atardecer procurando que no se derrame fuera de la colmena. Si puedes, traslada las colonias para aprovechar floraciones concretas. Agua en agosto, miel y mosto.- Cada abeja viva y coma en su colmena, y no fisgue por la ajena.- Si quieres miel y cera, llévame caballera (hace referencia al traslado de colmenas en caballerías).- El sol de verano ablanda la cera y endurece el barro.- Tráeme caballera, y darte he miel y cera. 9.-Deja suficientes provisiones de miel para el invierno. Cada colmena necesita alrededor de 15 kilos. Si hay que reforzar alguna colmena, conviene hacerlo a finales del verano o al principio de la primavera, pues en esos momentos las abejas están aún activas y pueden almacenarlo en los panales. La abeja que miel te da, también tiene que yantar; al meter la catadera, piensa lo que has de dejar.- La abeja y la oveja por abril dan la pelleja.- En el abejar, no todo es melar.- Todos hacen sopas en la miel, y el modorro melero también. 10.- Detecta precozmente la aparición de cualquier enfermedad. Las abejas están expuestas a muchas epidemias que sino se atajan a tiempo pueden acarrear daños irreparables en el colmenar propio y en el de los vecinos. La máxima debe ser: Diagnóstico precoz y tratamiento preventivo mucho mejor que remedio curativo.- C Quien destruye una colmena, no espere cosa buena.- Cuando la abeja pica, ella sola se destripa.- Tomado de: Cartilla de Divulgación lo que ud. debe saber sobre: LAS ABEJAS Y LA MIEL por Félix Herrero García.

About the author

Admin
Donec non enim in turpis pulvinar facilisis. Ut felis. Praesent dapibus, neque id cursus faucibus. Aenean fermentum, eget tincidunt.

0 comentarios:

Copyright © 2013 Mieles Alvearium C.A and Blogger Themes.